Acusan a la "madre del infierno"

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Acusan a la "madre del infierno"
    El niño alegó que su madre, Samantha Starnes, de 39 años, lo azotó con una correa dentro de su apartamento en Radbourne Road el domingo, porque no estaba haciendo sus tareas caseras.

    Una mujer de un suburbio de Filadelfia, a la que la policía ha apodado “la madre del infierno”, fue arrestada luego de que su hijo de 11 años entrara a un cuartel con 27 heridas en su cuerpo.

    El menor entró al cuartel de Upper Darby el martes seriamente herido, dijo la policía. Luego, fue atendido por un trabajador social, Nashid Ali.

    El niño alegó que su madre, Samantha Starnes, de 39 años, lo azotó con una correa dentro de su apartamento en Radbourne Road el domingo, porque no estaba haciendo sus tareas caseras.

    De acuerdo con el menor, la mujer regresó una hora después para golpearlo nuevamente, esta vez utilizando sus puños. Ali dijo que, mientras el niño hablaba, pudo ver las heridas en los brazos, espalda y piernas.

    “Se levantó su camisa y su espalda estaba peor que sus brazos”, dijo Ali, quien llamó a su supervisor y a la policía para informar el supuesto abuso.

    “Lo que me sorprendió fue que, primero, llegó solo; segundo, que tenía 11 años; y tercero, sabía que era en serio porque fue paciente”, expresó.

    Los investigadores dijeron que contaron un total de 27 heridas en el cuerpo del menor.

    El Superintendente de la Policía de Upper Darby, Michael Chitwood, solo tuvo una manera para describir a una madre acusada de abusar de su hijo. “La hemos apodado como la madre del infierno”, señaló.

    La policía encontró y arrestó a Starnes, sometiéndole cargos por agresión y poner en peligro el bienestar de un menor. Se encuentra en espera de una vista preliminar, imposibilitada de pagar fianza. Se desconoce si ha conseguido un abogado.

    Una vecina de Starnes que no se quiso identificar, dijo que solía escuchar insultos a través de las paredes de su apartamento, pero que le repugnaban las acusaciones.

    “Ella realmente necesita ayuda. Deben dejarla en la cárcel”, dijo la vecina.

    Mientras, oficiales se encuentran trabajando con familiares del niño para desarrollar un plan de seguridad para el menor.