Carlesha, sana y de vuelta a casa

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Carlesha, sana y de vuelta a casa

    A menos de 72 horas de ser violentamente secuestrada de una calle de Filadelfia, mientras caminaba a su casa luego de visitar a su ahijado, Carlesha Freeland-Gaither fue rescatada del “depredador vicioso” que, según la policía, se la llevó.

    Ahora, mientras se recupera del ataque que fue captado en vídeo y se difundió a nivel nacional, el foco se mueve a su presunto secuestrador, a quien las autoridades han asociado con un crimen similar contra una adolescente.

    “Me llevo a mi bebé a casa. Gracias”, dijo el miércoles en la noche la feliz madre de Carlesha, Keisha Gaither. La familia aplaudió mientras la mujer hablaba.

    La joven de 22 años fue rescatada en Jessup (Maryland) del carro del alegado secuestrador, Delvin Barnes, de 37 años, en un estacionamiento, el miércoles en la tarde, según oficiales. Sufrió algunas heridas, y fue llevada a un hospital cercano en Columbia, también en Maryland, para tratamiento, dijo la policía. Se encontraba en buena condición y se espera su recuperación.

    Barnes y la víctima se encontraban en el asiento trasero del carro cuando llegaron los agentes, pero rápidamente se desplazó al volante para intentar huir, se informó. Los agentes bloquearon su paso y lo arrestaron.

    Según las autoridades, Freeland-Gaither gritó histéricamente por ayuda mientras el arresto se llevaba a cabo, diciéndoles a los agentes que ella era la mujer que había sido secuestrada en Filadelfia.

    Barnes, quien tiene lazos con Filadelfia, aparentemente atacó a Carlesha al azar, dijeron los detectives.

    Barnes será acusado en la esfera federal por secuestro y agresión, dijo Edward Hanko, agente especial cargo de la división de Filadelfia del FBI.

    Largo historial con la ley

    La Policía de Filadelfia arrestó a Barnes en noviembre de 2005, por cargos que incluyeron violación, robo, agresión agravada, amenazas terroristas e imprudencia temeraria, según récords del tribunal.

    Informes policiacos indican que Barnes golpeó, agredió sexualmente y mantuvo cautiva y estrangulada a su esposa, desafiando una orden de protección. La familia dijo que la mujer también es la madre de su hijo.

    Los padres de la víctima los encontraron a ambos cuando fueron a ver a su hija el día siguiente. Según informes, Barnes comenzó a golpear a los progenitores de su esposa, antes de que ellos lograran escapar y llamar a la policía.

    Barnes fue eventualmente arrestado, acusado y hallado culpable de varios delitos.

    Hace dos semanas, oficiales en Virginia retiraron cargos contra Barnes. Según récords judiciales, fue arrestado en julio por hacer una amenaza de bomba. El cargo fue enmendado a escalamiento, un delito menos grave, y el caso fue cerrado el 24 de octubre.

    Cuatro días después, Barnes fue vinculado con el secuestro, violación y tortura de una joven de 16 años, en el Condado Charles City, también en Virginia.

    Las autoridades dijeron que la adolescente desapareció el primero de octubre, y apareció dos días después en un negocio, desnuda, ensangrentada y cubierta en quemaduras que olían a gasolina y blanqueador.

    Pruebas de ADN fueron consistentes con Barnes el 28 de octubre, dijeron oficiales. Fue acusado por tentativa de asesinato, secuestro, violación, heridas maliciosas con ácido, explosivos o fuego y penetración con un objeto, según las autoridades.

    De vuelta a casa

    Una caravana de la Policía de Filadelfia abandonó la ciudad en la noche del miércoles, con cerca de 15 miembros de la familia Freeland-Gaither, en dirección al hospital, para que ellos se reunieran con la víctima.

    La familia regresó con Carlesha a Filadelfia en la mañana del jueves, en un esfuerzo para ayudar a la joven mujer a superar el incidente y comenzar el proceso de sanación en casa.

    “Gracias por tenernos en sus oraciones. Gracias por estar ahí para nosotros”, dijo la madre de Carlesha, Keisha Gaither.