Deniegan fianza a acusados de tragedia

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Deniegan fianza a acusados de tragedia
    Jonathan Rosa, de 19 años, y Cornelius Crawford, de 22, enfrentan cada uno tres cargos de asesinato en segundo grado, secuestro y agresión sexual, por el crimen ocurrido el viernes en la mañana.

    Un juez de Filadelfia denegó la fianza para los hombres que las autoridades acusaron por el robo de auto y agresión sexual contra una mujer, que culminó con un vehículo estrellándose contra una familia, matando a tres niños.

    Jonathan Rosa, de 19 años, y Cornelius Crawford, de 23, fueron acusados el martes de 22 cargos cada uno, los cuales incluyen asesinato, robo de un vehículo, secuestro, conspiración, robo, agresión agravada, temeridad y conducta sexual desviada, por el crimen ocurrido el viernes en la mañana.

    Las mayores diferencias en las alegaciones contra cada uno, es que Crawford, el supuesto conductor al momento del accidente, enfrenta tres cargos de asesinato, mientras que Rosa, presunto pasajero, está acusado el mismo número de veces en la modalidad de asesinato en segundo grado.

    "Quiero agradecer personalmente al comisionado Ramsey, el capitán Clark, y a todos los hombres y mujeres del Departamento de Policía de Filadelfia por su trabajo excepcional en exponer a estos bastardos a la justicia”, dijo el Fiscal de Distrito de Filadelfia, Seth Williams, en conferencia de prensa. El dolor continúa en aumento luego de que los tres hermanos fueran atropellados y matados por los ladrones de un auto, mientras ayudaban a su madre a vender frutas en una calle del norte de Filadelfia en la mañana del viernes. La madre, otra mujer y la víctima del robo del carro fueron heridas y luchan por sus vidas. Los cinco peatones trabajaban en el carro de frutas en la intersección de las avenidas Germantown y Allegheny, a eso de las 11:15 a.m. del viernes, cuando a un Toyota 4Runner blanco, robado minutos antes por dos hombres, le explotó una llanta. Los conductores perdieron el control, atropellando a las víctimas. Según James Clark, jefe de la división de homicidios de la Policía de Filadelfia, Thomas Reed, de 10 años, falleció en plena calle. Su hermana de 15 años, Keiearra Williams, fue llevada al hospital de la Universidad de Temple, donde murió poco después. Otro hermano de siete años, Terrence Moore, fue transportado al St. Christopher’s Hospital for Children, donde murió a pesar de los esfuerzos de los doctores. Oficiales informaron que los tres menores ayudaban a su mamá a vender frutas para recaudar dinero para su iglesia. La madre de 35 años, y una amiga de la familia, Thelma Brown, de 69, fueron seriamente heridas. Clark dijo que la madre se encuentra en condición extremadamente crítica en el hospital de la Universidad de Temple. Una sexta víctima, la mujer que sufrió el robo del vehículo, se encuentra en condición crítica, pero estable, también en Temple. Ella estaba dentro de la SUV cuando se estrelló. La agente de bienes raíces acababa de mostrar una casa cerca de las calles 6 y Cumberland, cuando los hombres entraron a su vehículo a punta de pistola. Luego de recorrer una milla, ocurrió el fatal accidente. En un principio, los sospechosos hicieron que la mujer condujera, pero luego la lanzaron al asiento trasero, y uno de los malhechores tomó el guía. Los detectives creen que la SUV viajaba a una velocidad muy alta cuando la llanta estalló. El sábado, se realizó una vigilia para las víctimas.