Despido por ataque homofóbico

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Despido por ataque homofóbico
    La policía describe a los sospechosos como de apariencia limpia, bien vestidos y con poco más de 20 años.

    Un asistente de entrenador de un equipo de baloncesto de una escuela superior local fue despedido el miércoles por su supuesta conexión con el ataque a una pareja homosexual en el centro de Filadelfia.

    La policía dijo que el hombre, a quien no se le han sometido cargos, es una persona de interés en la investigación sobre la agresión. Los oficiales se encuentran en el proceso de entrevistar a varias personas de interés, luego de que se reveló un vídeo de vigilancia y fotos de un grupo de hombres y mujeres que pudieron tener que ver con el crimen.

    Varias fuentes indicaron que algunos de los presuntos atacantes fueron estudiantes del Archbishop Wood Catholic High School, en Warminster (Pensilvania). Un portavoz de la Arquidiócesis de Filadelfia comentó que una de las personas de interés era también el asistente del entrenador de baloncesto de la escuela.

    “No era un maestro en la escuela, pero trabajaba como entrenador bajo contrato. Fue despedido esta tarde y no se le permitirá entrenar en ninguna escuela de la arquidiócesis. Esperamos que todos aquellos que trabajen con estudiantes en nuestras escuelas se comporten de manera cristiana en todo momento”, dijo.

    La escuela también emitió un comunicado el miércoles, que queda reproducido a continuación.

    Archbishop Wood High School supo que algunos de sus exestudiantes estuvieron supuestamente involucrados en el ataque contra dos hombres en el centro de la ciudad la semana pasada. Esta tarde, los administradores se comunicaron con toda la comunidad escolar para dejar claro enfáticamente que la escuela no tolera o condona, bajo ninguna circunstancia, la conducta violenta y de odio demostrada por aquellos que formaron parte de este ataque sin sentido.

    La administración también enfatizó que las escuelas católicas son centros de aprendizaje, donde se espera que los estudiantes traten a los demás de una manera cristiana en todo momento, y que todas las personas merecen ser tratadas con respeto y dignidad. Las acciones de aquellos que formaron parte del ataque son reprensibles y completamente inaceptables. No reflejan nuestros valores católicos.