Pena capital por matar a bebé y abuela

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Pena capital por matar a bebé y abuela

    Un hombre convicto de matar a una bebé y su abuela, durante un intento de secuestro, enfrenta la pena de muerte.

    Raghunandan Yandamuri fue sentenciado a morir por los asesinatos de Saanvi Venna, de 10 meses, y Satayrathi Venna, de 61 años, en octubre de 2012.

    El jurado comenzó a deliberar a las 4:45 p.m. del martes, para decidir si Yandamuri, de 27 años, sería ejecutado o enfrentaría cadena perpetua, sin la posibilidad de libertad bajo palabra. Poco después de las 8:00 p.m., anunciaron su decisión de aplicarle la pena capital.

    Luego de escuchar la decisión, Yandamuri demostró poca emoción, aunque se le vio furioso escribiendo en una libreta.

    “No expresó mucha emoción, aunque sé que estaba absolutamente decepcionado”, dijo el abogado de defensa, Henry Hilles.

    Antes de la decisión del martes, Hilles le pidió al jurado que detuvieran la ejecución y sentenciaran a Yandamuri a pasar el resto de su vida en prisión. El abogado llamó el secuestro fallido un “plan horrible que salió mal”, y describió la disculpa de Yandamuri a los familiares de las víctimas como “la más floja que el jurado escuchará en este caso”.

    También le aseguró al jurado que, independientemente de la decisión que tomaran, la única manera en que Yandamuri abandonaría una prisión estatal sería “dentro de una caja”. Hilles reconoció que su cliente no batalló mucho. Luego de su convicción, incluso le dijo al juez que quería morir.

    “Creo que si hubiera expresado remordimiento hubiéramos tenido una mejor oportunidad de salvar su vida. Pero esa no fue su estrategia, y aquí estamos”, dijo Hilles.

    Los fiscales aseguraron que Yandamuri tramó el secuestro para pagar deudas de apuestas, luego de perder por lo menos $15 mil en un casino cerca de su oficina. Les dijo a los investigadores que entró en pánico luego de que la abuela, quien le abrió la puerta del apartamento de la familia, murió en un forcejeo por un cuchillo de cocina que él cargaba.

    Yandamuri también expresó que dejó caer a la bebé de modo accidental, le puso un pañuelo sobre la boca para silenciarla, y amarró una toalla alrededor de su cabeza, para luego dejarla en un sauna sin usar, y lleno de basura, en el sótano de un gimnasio. Dijo que regresó para darle leche a la infante, pero que estaba inconsciente.

    Yandamuri conocía a los padres de la niña de su complejo de apartamentos en King of Prussia. Como él, son jóvenes profesionales de la tecnología, oriundos de la India. Según las autoridades, había ido a una fiesta de cumpleaños para la madre de la bebé, conoció a la abuela en la actividad, y utilizó apodos de la familia en una nota de rescate, en la que exigía $50,000.