Sospechoso: "Vengan y atrápenme"

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Sospechoso: "Vengan y atrápenme"

    Un adolescente del Condado Delaware, acusado de llevar a su casa a una niña de 14 años y agredirla sexualmente, le dijo a la policía que se niega a entregarse, y expresó que necesitan “venir y atraparme”.

    La Policía de Darby busca a Kassim Hill, de 18 años, por la agresión que las autoridades dicen ocurrió el miércoles en la tarde en su casa en la cuadra 200 de N. 9th Street.

    “Ella gritó y vino corriendo hacia mí, llorando, y yo solo la abracé”, dijo la tía el jueves en condición de anonimato, por miedo a que el sospechoso le haga daño.

    La familia de la víctima dijo a nuestra cadena hermana, NBC10, que la niña se iba a detener en la casa de una amiga de regreso de la escuela, cuando Hill, quien se encuentra en probatoria, le gritó. Él le dijo que la amistad de la niña se encontraba en su casa, a unas puertas de distancia, y le pidió que fuera con él, según la familia.

    Una vez dentro de la casa, Hill forzó a la niña, dijeron la familia y la policía.

    “Cuando ella entró, la atrapó y la forzó. El resto es demasiado traumático”, dijo la tía.

    La agresión fue interrumpida cuando alguien tocó en la puerta de Hill. Cuando él contestó, la persona escuchó los gritos de la niña y llamó al 911, dijo la policía.

    Las autoridades agregaron que Hill cerró la puerta y escapó por la parte trasera de la casa.

    Luego, el jueves en la noche, se indicó que Hill llamó a la estación de la Policía de Darby y pidió ser transferido con el detective que trabaja en el caso. Según la policía, el joven dijo que no se entregaría y que debían “venir y atraparme”.

    Las autoridades creen que Hill se encuentra en algún lugar en el oeste de Filadelfia, y están en la búsqueda. Fue descrito como de una altura de seis pies y dos pulgadas, con un peso de 150 libras, con pelo negro y ojos marrones.

    “Entrégate. Lo que hiciste fue horrible y necesitas enfrentar a la justicia”, imploró la tía.

    La policía considera al sospechoso armado y peligroso.