Tensa protesta por niños calcinados

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Tensa protesta por niños calcinados
    Los manifestantes aseguran que los bomberos no respondieron tan pronto como pudieron porque no les importa la comunidad.

    Al menos tres personas fueron arrestadas, y una mujer terminó hospitalizada, luego de que residentes molestos se reunieron fuera de una casa de bomberos del sur de Filadelfia, para protestar por lo que entienden fue una respuesta tardía a un incendio de múltiples casas que culminó con la muerte de cuatro niños.

    Cerca de 200 personas protestaron el lunes, cerca de las 6:45 p.m., a las afueras de la casa de bomberos Engine 40 & Ladder 4 en 6438 Woodland Avenue. La protesta se salió de control y casi se convirtió en un motín mientras la multitud se puso hostil, con algunos miembros incluso lanzando botellas de agua a la policía.

    Entre las personas en la manifestación, estaba Patrick Sanyeah, padre de dos de las víctimas.

    “¡La madre vio al niño quemarse! ¡Por tres horas! ¡Dejaron a los niños morir! ¡Se quemaron hasta hacerse cenizas!”, gritó el enfurecido hombre.

    Durante la protesta, brigadas de bomberos en Ladder 4 no pudieron salir y contestar llamadas del vecindario, mientras la multitud se apoderó de toda la cuadra cerca de las calles 65 y Woodland. El gentío comenzó a dispersarse cerca de las 9:30 p.m., aunque un grupo permaneció en la escena.

    Al menos tres manifestantes fueron detenidos y enfrentan cargos por conducta desordenada. La policía dijo que la tía de una de las víctimas del fuego sufrió un infarto y fue transportada al Hospital de la Universidad de Pensilvania. Se encuentra en condición estable.

    Los oficiales dijeron que más nadie sufrió heridas severas durante la protesta.

    Los manifestantes aseguran que los bomberos no respondieron tan pronto como pudieron porque no les importa la comunidad.

    Durante una conferencia de prensa realizada más tarde el lunes mientras la protesta se apaciguaba, el alcalde Michael Nutter se dirigió a los ciudadanos.

    “Este es un país libre, y la gente tiene la libertad de expresarse, pero en algún punto tenemos que ponernos de acuerdo. Debemos dejar de echar culpas y trabajar juntos como una comunidad. No voy a tolerar, bajo ninguna circunstancia, información incorrecta, alegaciones o mentiras que sugieran que los miembros del Departamento de Bomberos de Filadelfia hizo menos que trabajar admirablemente en su servicio para la cuadra 6500 de Gesner Street”, dijo.

    Fue el sábado a eso de las 2:45 a.m. cuando el fuego comenzó en el sofá ubicado en la entrada de 6516 Gesner Street, dijeron los bomberos. Las llamas rápidamente se esparcieron a otras siete casas por toda la cuadra a través de los techos de las entradas. Algunos residentes se vieron obligados a saltar desde el segundo piso de sus viviendas, pero cuatro niños no pudieron escapar.

    Los bomberos hallaron los cuerpos de las hermanas gemelas María y Marialla Bowah, de cuatro años, Patrick Sanyeah, también de cuatro años, y su hermano de un mes de nacido, Taj Jacque, en el sótano de una de las residencias.

    “Eran niños hermosos que no merecían esto”, dijo Keisha Burgess, quien asegura que a los bomberos les tomó media hora llegar al incendio, aunque Engine 40 se encuentra apenas a una cuadra de distancia. También alegó que informó del incendió en persona en la casa de bomberos, pero nada se hizo.

    “Vine hasta aquí. ¡Me dijeron que tenía que llamar primero! ¡Cuando llamé, les tomó 20 minutos llegar aquí! ¡Diez minutos para prepararse! ¡Y luego dejaron a todas esas casas quemarse! ¡Esos niños están muertos y no es justo!”, reclamó la mujer.

    El alcalde Nutter desmintió estas alegaciones.

    “Eso no es cierto. Alguien sí fue a la estación y entiendo que fue un hombre. Los oficiales se pusieron al servicio de inmediato”, aseguró.

    El Comisionado de Bomberos de Filadelfia, Derrick Sawyer, por su parte, reveló la hoja de tiempo de la respuesta, y expresó que Ladder 4 estaba en el lugar pocos minutos después de que se recibió la primera llamada informando sobre el incendio.

    “Cuando llegaron, ya había tres casas incendiándose. Es un esfuerzo difícil. Normalmente, cuando llegamos, hay una casa en llamas. Considerando las condiciones, hicieron lo mejor que pudieron para salvar a esos niños”, dijo.