Calor y humedad dan paso a tormentas dispersas