Reo demanda prisión donde se gestó motín

Donald Parkell dijo que solo 10 reclusos habrían coordinado el motín.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Un recluso de la prisión en Smyrna, Delaware, en la que se registró un motín donde murió un oficial de custodia, entabló una demanda federal en la que alega que los agentes de operaciones tácticas, quienes aseguraron el penal, habrían atacado a todos los reos. (Published viernes 17 de febrero de 2017)

    Un recluso de la prisión en Smyrna, Delaware, donde se registró un motín en el que murió un oficial de custodia, entabló una demanda federal contra los agentes de operaciones tácticas quienes aseguraron el penal.

    Donald Parkell sostuvo en el documento legal que no más de 10 reclusos coordinaron y llevaron a cabo el motín en el Centro Correccional James T. Vaughn a principios de este mes, en el que murió el agente Steven Floyd, uno de los cuatro miembros del personal del Departamento de Corrección tomado como rehén.

    Los funcionarios de la prisión se negaron a confirmar los detalles descritos en la demanda de Parkell, incluyendo que el edificio donde se produjo el acto violento no está equipado con cámaras de vigilancia. Las autoridades dicen que todos los presos del edificio C son considerados sospechosos en este momento.

    "No podemos comentar sobre litigios en curso o pendientes", dijo la portavoz del centro, Jayme Gravell, en un correo electrónico enviado el jueves.

    Sin embargo, algunos de los detalles de la demanda de Parkell coinciden con los informes de las autoridades estatales, entre ellos, que los prisioneros barricaron las entradas con casilleros repletos de agua, mientras otros se unieron para proteger a una consejera apresada.

    Parkell afirmó que tanto él como otros dos reclusos, Michael Carello y Tyreek Downing, protegieron a la mujer durante la toma de rehenes. La madre de Carello, Matilda Carello, dijo que la historia de su hijo coincide con la de Parkell.

    Matilda agragó que, en una llamada telefónica del jueves, Downing negó que Floyd hubiese advertido a otros empleados de la prisión que no entraran al área porque los internos habían establecido una trampa y que gritaba en repetidas ocasiones por ayuda, pero nadie vino a su rescate.

    Parkell añadió en la demanda que los rehenes tenían sus cabezas cubiertas con bolsas de tela o capuchas y que sus captores también llevaban capuchas u otros disfraces para ocultar sus identidades.

    También dijo que los presos, que no participaron en el levantamiento, se unieron para cocinar, mientras los atacantes comían solos, según Parkell.

    La queja de Parkell, presentada el martes contra el director de la prisión y otros miembros del personal, es una de varias en contra de funcionarios del penal estatal en los pasados años.

    ¡Llévanos contigo! Síguenos en Facebook o Twitter y haz click aquí para descargar la aplicación de Telemundo 62 completamente gratis. Donde quieras, cuando quieras.