Agresores de empleada de joyería aceptan culpa

Agresores de empleada de joyería se declaran culpables

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Agresores de empleada de joyería aceptan culpa

    Los dos hombres acusados de raptar y golpear brutalmente a una empleada de una joyería en Filadelfia se declararon culpables en la corte federal.

    Salahudin Shaheed, de 34 años, y Basil Buie, de 23, aceptaron los cargos el miércoles para evitar ser enjuiciados por conspiración, robo y rapto.

    Video: Agresores de empleada de joyería aceptan culpa

    Video: Agresores de empleada de joyería aceptan culpa
    Los dos hombres acusados de raptar y golpear brutalmente a una empleada de una joyería en Filadelfia se declararon culpables en la corte federal. Salahudin Shaheed, de 34 años, y Basil Buie, de 23, aceptaron los cargos el miércoles para evitar ser enjuiciados por conspiración, robo y rapto.
    (Publicado miércoles 7 de octubre de 2015)

    Un tercer participante en el altercado, Khayree Gay, se habría declarado culpable meses antes.

    Se informó que Shaheed reclutó a Gay y Buie para robar el National Watch and Diamond Exchange ubicado en el bloque 100 de South 8th Street en Filadelfia en abril pasado. Al parecer el trío vigiló la zona por varias semanas y capturó imágenes de los empleados del establecimiento desde el estacionamiento localizado en el bloque 700 de Chesnut Street.

    El pasado 3 de abril Shaheed identificó como la víctima a una empleada de 54 años, pero pospuso el atraco debido a que la dama fue acompañada a su vehículo con terceros en esa ocasión, según oficiales. Al día siguiente regresaron para llevarse la mujer y amordazarla de manos y pies mientras le pegaban para que les diera la clave de la bóveda de la joyería.

    Le robaron a la víctima $800 en efectivo, una sortija y le requirieron el número secreto de la bóveda y la alarma de su lugar de trabajo, pero para su sorpresa la mujer no tenía acceso a de esos códigos. Por lo que optaron por ponerse agresivos, la golpearon y le hicieron cargas eléctricas con una pistola tipo “taser”. Eventualmente la abandonaron en Mount Lawn Cemetery en Darby.