Lluvia o no: dependerá de dónde vivas