No querían morir: tres intentos para aplacar las llamas