La “Paris Hilton rusa” va tras la presidencia