La “diosa” que se roba el show en desfile playero