Potente y mortal, el peligro oculto de “calmante alternativo”, según FDA