Policía: mujer mantenida como esclava sexual

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Policía: mujer mantenida como esclava sexual
    TELEMUNDO 48
    La residencia, ubicada en Santa Rosa, pertenece José Ángel Barajas Mireles, según las autoridades.

    Autoridades de un condado al norte de California arrestaron el miércoles a tres hombres por presuntamente mantener en cautiverio y abusar física y sexualmente por casi dos meses a una mujer de 22 años, caso reportado la semana pasada.

    José Ángel Barajas Mireles, de 34 años y residente de la ciudad de Santa Rosa, fue arrestado luego de que la Oficina del Alguacil del Condado de Sonoma investigara y encontrara causa probable para creer que el hombre mantuvo en cautiverio y abusó sexualmente de la mujer en su residencia.

    El arresto se produjo a eso de las 4 p.m. cuando Barajas Mireles fue hasta la oficina del alguacil para recuperar las pertenencias incautadas luego de que autoridades entraran a su residencia con una orden de registro.

    [Relacionado: Víctima de secuestro lanzarán libro]

    Autoridades también arrestaron a Jaime Gómez Cisneros, de 52 años y residente de Watsonville, y Guillermo Crestino Aviña, de 24 años y residente de Santa Rosa, por supuestamente ayudar a Barajas Mireles.

    Detectives de la unidad de violencia doméstica y agresión sexual informaron que la víctima había sido detenida contra su voluntad desde las festividades navideñas hasta que logró escapar hace varios días. La mujer dijo haber sido amenazada y brutalizada, según el alguacil.

    La víctima se encuentra segura, según el alguacil.

    La investigación indica que Barajas Mireles es el responsable de mantener a la víctima prisionera y cometer la mayoría del abuso físico y sexual, mientras que Gómez y Crestino eran responsables de prevenir que la mujer se escapara de la residencia.

    Barajas Mireles enfrenta cargos de delito grave por agresión y violación sexual y se le impuso una fianza de $6 millones.

    A Gómez y Crestino se le impusieron fianzas de $11,000 cada uno. Los tres sospechosos, detenidos en la cárcel del condado de Sonoma, podrían enfrentar cargos adicionales ya que esta es una investigación en curso.