Walmart tomará nuevas medidas en venta de municiones

Y solicitará públicamente que los clientes se abstengan de llevar armas de fuego a las tiendas.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Walmart, venta de armas

    Walmart, venta de armas.

    (Publicado martes 3 de septiembre de 2019)

    Walmart dice que suspenderá la venta de municiones para pistolas y también solicitará públicamente que los clientes se abstengan de llevar armas de fuego a las tiendas, incluso cuando las leyes estatales lo permitan.

    El anuncio se produce pocos días después de que un tiroteo masivo se cobró siete vidas en Odessa, Texas, y sigue a otros dos tiroteos consecutivos el mes pasado, uno de ellos en una tienda de Walmart.

    La tienda de descuento con sede en Bentonville, Arkansas, informó el martes que dejará de vender municiones de pistolas y también de rifles de cañón corto, incluyendo calibre .223 y calibre 5.56 utilizados en armas de estilo militar o de caza, después de que se agote su inventario actual.

    También descontinuará las ventas de pistolas en Alaska, lo que marcará su salida completa de la venta de pistolas y le permitirá enfocarse únicamente en los rifles de caza y municiones relacionadas.

    "Tenemos una larga tradición como compañía de servicio de cazadores responsables y deportistas, y vamos a seguir haciéndolo", según un memorando del CEO de Walmart, Doug McMillon, que fue distribuido a los empleados el martes por la tarde. Walmart solicita además que los clientes se abstengan de llevar abiertamente armas de fuego en sus tiendas a menos que sean agentes de la ley.

    El mes pasado, un hombre armado ingresó a una tienda de Walmart en El Paso, Texas, y mató a 22 personas con un arma de fuego de estilo AK que Walmart ya prohíbe la venta. Texas se convirtió en un estado de porte libre de armas en 2016, lo que permite a las personas portar abiertamente armas de fuego en público.

    Las medidas de Walmart reducirán su participación en el mercado de municiones de alrededor del 20% a un rango de aproximadamente 6% a 9%, según el memorando del martes. Alrededor de la mitad de sus más de 4,000 tiendas en los Estados Unidos venden armas de fuego.

    El minorista más grande del país se ha enfrentado a una presión creciente para cambiar sus políticas de armas por parte de activistas de control de armas, empleados y políticos después del tiroteo en El Paso y un segundo tiroteo no relacionado en Dayton, Ohio, que mató a nueve personas.

    Unos días antes de eso, dos trabajadores de Walmart fueron asesinados por otro trabajador en una tienda en Southaven, Mississippi.

    A raíz del tiroteo en El Paso, Walmart ordenó a los trabajadores que retiraran los carteles de los videojuegos que muestren la violencia, en las tiendas de todo el país. Pero eso estuvo muy por debajo de las demandas para que el minorista deje de vender armas de fuego por completo.

    Los críticos también han querido que Walmart deje de apoyar a los políticos respaldados por la Asociación Nacional del Rifle.