Pensilvania

Hospital Hahnemann radiaca quiebra para completar cierre

En la radicación, PAHS dijo que tenía pasivos entre $100 a $500 millones con solo $10 a $50 millones en activos.

La compañía matriz del Hospital Hahnemann y el Hospital de Niños St. Christopher presentó una solicitud de protección por bancarrota por el Capítulo 11 en una corte federal.

La Philadelphia Academic Health System (PAHS), una compañía de responsabilidad limitada, dijo en un comunicado de prensa emitido temprano el lunes que con ello se busca cerrar las operaciones en Hahnemann mientras mantiene a St. Christopher en plena operación.

En la radicación, PAHS dijo que tenía pasivos entre $100 a $500 millones con solo $10 a $50 millones en activos.

PAHS ha estado luchando con legisladores estatales y municipales durante la semana pasada por el futuro de Hahnemann. La compañía anunció abruptamente el miércoles que cerraría el hospital de Center City, de 495 camas y comenzaría a desviar a los pacientes de su centro de trauma de nivel 1.

Los funcionarios de salud locales y estatales amenazaron con llevar a la empresa a los tribunales por no seguir el protocolo para, entre otras cosas, reducir lentamente las operaciones mientras continúan brindando atención.

A pesar de las amenazas del gobierno, Hahnemann dejó de aceptar pacientes con trauma el viernes por la noche.

El sábado por la tarde, confirmó oficialmente la noticia, y dijo a través de un comunicado de prensa que había notificado a la Fundación de Sistemas de Trauma de Pensilvania que estaba "sin designar" como una instalación de trauma de Nivel 1 y 2.

Hahnemann presentó un plan de cierre ante el Departamento de Salud de Pensilvania el viernes para comenzar a reducir las operaciones.

"La seguridad del paciente sigue siendo nuestra prioridad número uno", dijo Allen Wilen, Director de reestructuración de la compañía. "Estamos implementando un plan de cierre integral y trabajando con el Departamento de Salud de Pensilvania para garantizar una transición sin problemas de pacientes y servicios".

Wilen dijo que la declaración de bancarrota debería dar a St. Christopher una mayor flexibilidad para la reestructuración. Es uno de los tres hospitales infantiles de Filadelfia, con 188 camas, cuenta con 1,900 empleados y sirve a algunos de los barrios más pobres de la ciudad.

Contáctanos