Irlanda

Tres años después: encuentran en Irlanda mensaje en botella enviada por un niño en EEUU

El remitente fue Sasha Yonyak, un niño de Maryland, que hace tres años lanzó la botella junto a su querido vecino, el señor Wayne.

Telemundo

Una pareja que caminaba en una playa de Irlanda hizo recientemente un descubrimiento que parece sacado de un cuento: una botella con un mensaje dentro. 

El remitente resultó ser Sasha Yonyak, un niño de Maryland, que hace tres años lanzó la botella al mar junto a su querido vecino, el señor Wayne.

Los años pasaron, y la botella terminó al otro lado del Atlántico, a más de 3,300 millas de la pequeña ciudad de Ocean City, desde donde fue abandonada en el océano.

“Nos fuimos una milla fuera de la costa, en Ocean City, Maryland, y la lanzamos y empezamos a navegar”, contó Sasha. 

QUÉ DECÍA LA BOTELLA

El pequeño Sascha jamás imaginó que tres años después su botella sería encontrada luego de cruzar el océano Atlántico.  

"Hola, mi nombre es Sascha. Vivo en Ocean City, Maryland, y amo pescar, montar en bicicleta y soy una personamuy activa", escribió Sascha en la nota. "Por favor llamar", decía al final.

La pareja que encontró la botella con el inesperado mensaje decidió contactar al papá de Sasha por Facebook. 

“Lo supimos de inmediato, teníamos un mensaje en una botella, así que nos emocionados”, contó a nuestra estación hermana NBC Washington Ciaran Marron, quien se percató de la botella mientras paseaba junto a Rita Simmonds. Ambos leyeron entonces el texto dentro del recipiente, que hablaba sobre los pasatiempos y la ciudad de Sasha. 

“Es algo de una vez en la vida”, dijo Marron. “Es algo de lo que sueñas cuando eres niño, sabes, el encontrar una botella que te lleve a un viaje mágico”.

“Fue super genial oír que la botella llegó hasta Irlanda”, dijo Vlad Yonyak. 

“Fue el destino, sobre Sasha”, dijo Simmonds. “El universo nos ha unido”.

Sabe a pétalos de rosa. Huele a fogata. Brilla con un tinte naranja quemado. ¿Qué es? Una botella de vino Petrus Pomerol de poco más de $5,000 que pasó un año en el espacio.

El Sr. Wayne murió el año pasado y nunca supo qué ocurrió con el mensaje que enviaron. 

“La botella refleja la vida feliz y los tiempos felices que vivieron juntos”, dijo Vlad Yonyak. 

Sasha, quien ahora tiene 14 años, planea seguir en contacto con Marron y Simmonds y espera algún día, conocerlos personalmente. 

Contáctanos