Nueva Jersey

Hispano admite rol en tráfico de armas y venta de cocaína

Enrique Quijada, también conocido como "El Enano 13" y "Kike", es de Freehold, Nueva Jersey.

Un hombre de Nueva Jersey, admitió haber distribuido cocaína y conspirar para vender ilegalmente armas de fuego, incluidas varias pistolas y un rifle semiautomático, en los condados de Monmouth y Ocean y sus alrededores, anunció la fiscalía federal.

Enrique Quijada, de 24 años, también conocido como "El Enano 13" y "Kike", de Freehold, Nueva Jersey, se declaró culpable por videoconferencia ante la jueza de distrito, Anne E. Thompson, de una información adicional que lo acusaba de un cargo de conspiración para usar armas de fuego, tráfico, un cargo de posesión de un arma de fuego por un extranjero presente ilegalmente en los Estados Unidos y un cargo de distribución de cocaína.

De acuerdo con los documentos presentados en este caso y declaraciones rendidas en el tribunal, desde mayo de 2020 hasta septiembre de 2020, Manuel Espinosa Ozoria, Waldin Espinosa Ozoria, Enrique Quijada, Javier Rodríguez Valpais y Jacquelyn De Jesús fueron miembros de una conspiración de tráfico de armas que se extendió desde Florida hasta Nueva Jersey. De Jesús, presuntamente, ayudó a Manuel Espinosa Ozoria —el presunto líder de la conspiración— actuando como un "comprador" de armas de fuego en Florida. Manuel Espinosa Ozoria y De Jesús luego transportaron las armas de fuego desde Florida al condado de Monmouth, donde miembros de la conspiración, incluido Quijada, vendieron las armas de fuego a personas que trabajaban bajo la dirección y supervisión del FBI. Rodríguez Valpais vendió un rifle semiautomático calibre .223 a Quijada, quien a su vez vendió el rifle a una persona que trabajaba bajo la dirección y supervisión del FBI. Además del tráfico de armas, Quijada admitió haber vendido cocaína a un individuo que trabajaba bajo la dirección y supervisión del FBI.

Otros tres miembros de la conspiración de tráfico de armas, Javier Rodríguez Valpais, Waldin Espinosa Ozoria y Jacquelyn De Jesús, se han declarado culpables anteriormente en relación con este caso. Los cargos contra Manuel Espinosa Ozoria siguen pendientes.

El cargo de conspiración para participar en el tráfico de armas de fuego conlleva una pena máxima potencial de cinco años de prisión y una multa de 250,000 dólares. El cargo de posesión de un arma de fuego por un extranjero presente ilegalmente en los Estados Unidos conlleva una pena máxima de 10 años de prisión y una multa de $250,000. El tribunal de distribución de cocaína tiene una pena máxima de 20 años de prisión y una multa de un millón. La sentencia de Quijada está programada para el 5 de abril de 2022.