Delaware

Iglesias de Delaware abrirán sus puertas con capacidad limitada

Las restricciones por el COVID-19 ya fueron implementadas en este sector.

Las iglesias en Delaware podrán reabrir sus puertas para recibir a los feligreses, pero solo siguiendo estrictas restricciones de distanciamiento social como medida preventiva de contagio de COVID-19, dijo el lunes el gobernador del estado, John Carney.

El gobernador señaló que las iglesias pueden ofrecer un solo servicio a la semana al 30% de la ocupación permitida de la instalación. Los servicios deben limitarse a una hora y los asistentes deben mantener seis pies de espacio entre personas que no pertenecen al mismo hogar. Los coros no están permitidos y los horarios de llegada de los asistentes deben ser escalonados, según las guías de regualación.

El Departamento de Salud de Delaware también describió las pautas para distribuir alimentos y bebidas y recolectar donaciones. Los bautizos, bodas y funerales también están permitidos siempre que se sigan los mismos protocolos de distanciamiento social.

Se alienta a las personas de alto riesgo, como las de 65 años o de mayor edad, a que no asistan.

Carney pidió que los centros religiosos sigan utilizando servicios virtuales como alternativa adicional. Los servicios de autocine también están permitidos.

Delaware ha comenzado lentamente a reducir las restricciones establecidas para combatir la propagación de COVID-19. El estado ahora permite la recogida en la acera de productos minoristas y las playas están reabriendo a tiempo para el fin de semana del Memorial Day.

A principios de este mes, Carney estableció el 1 de junio como una fecha para levantar las restricciones adicionales que le dan al estado tiempo para ampliar las pruebas. Hasta la fecha, se confirmó que 7,869 residentes tienen la enfermedad y 297 personas murieron por complicaciones de COVID-19.

Contáctanos