Cabezazo de Oshiba casi termina en gol