Pensilvania

Acusado de matar universitaria inculpa a tercero

El acusado podría enfrentar cadena perpetua si es declarado culpable en el juicio.

El acusado de matar a una universitaria de Temple, quien está en corte esta semana, aseguró en su testimonio que su compañero de cuarto fue quien acabó con la vida de la joven para callarla durante el ataque.

El argumento fue propuesto al jurado, compuesto por siete hombres y cinco mujeres, por el abogado de Josh Hupperterz en una sala judicial en Filadelfia el martes.

David Nenner, el abogado de defensa, sostuvo que la víctima, Jenna Burleigh, le cortó la mano a Hupperterz con una navaja durante una disputa, tras haber sostenido relaciones sexuales consensuales con el individuo. Se presume que ambos se conocieron en una barra, cerca del campus universitario, en agosto del 2017.

El letrado fue más allá al explicar que la disputa entre ambos surgió cuando su representado intentó tener relaciones anales con la víctima.

En el furor del intercambio verbal y a gritos, el abogado explicó que el compañero de cuarto del acusado, fue a la cocina en busca de un cuchillo y finalmente estranguló a la mujer.

Hupperterz se declare no culpable de la matanza y del uso del instrumento del crimen, pero admitió culpa de abuso del cadáver y remover la evidencia del crimen llevándose el cuerpo de la chica hasta la casa de sus abuelos en Pensilvania.

El acusado rechazó una oferta de culpabilidad presentada en diciembre por la oficina del Fiscal del Distrito de Filadelfia, y en la que se le ofrecían de 30 a 60 años de prisión a cambio de una declaración. El abogado de Hupperterz dijo que su cliente afirma que no le hizo daño a Jenna Burleigh, quien desapareció el 31 de agosto de 2017, después de salir de un bar en el norte de Filadelfia.

Los fiscales afirman que Hupperterz y Burleigh se reunieron en el bar aproximadamente una semana después del semestre de otoño. Los dos supuestamente regresaron a su apartamento en North 16th Street, cerca del campus de Temple. Burleigh nunca fue vista con vida otra vez.

Hupperterz supuestamente metió el cadáver en un contenedor de plástico azul y lo trasladó a la casa de su madre en Jenkintown. 

El acusado podría enfrentar cadena perpetua si es declarado culpable. Enfrenta cargos por asesinato, abuso de un cadáver, posesión de un instrumento de delito y manipulación de pruebas.

Contáctanos